Miércoles, 13 Abril 2011 23:44

Amores de Verano

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

Autora: Lic. Elda Bartolucci

 

En las personas solas, las fantasías y deseos crecen a medida que se acerca la fecha de vacaciones. Generalmente se programan las mismas en compañía de amigos o amigas que se encuentran en la misma condición; y últimamente las empresas de turismo han diseñado programas especiales denominados "solos y solas".

Una de las expectativas más importantes (enunciada o encubierta) es la posibilidad de conocer a alguien con quien vivir un romance.

Pasajero?.. Duradero?...Algunos fantasean encontrar una pareja de amor, que continúe en sus lugares de origen. Otros, merced a la fobia, apenas se permiten un poco de diversión, una tregua para su soledad, un sorbo de placer y oxígeno, sin compromiso ni continuidad.

En estos casos, el lema es pasarlo bien y nada más. La realidad indica que puede darse cualquiera de las dos variantes, e inclusive generar relaciones intermedias.

Muchas personas se conocieron veraneando y lograron el vínculo estable ; ya que cuando una persona internamente está en condiciones de formar una pareja, la encuentra.

Pero la mayoría de las relaciones establecidas durante el veraneo tienen las siguientes características:

a) son fugaces, ya que los tiempos para el conocimiento íntimo se acortan por la brevedad del período vacacional ( a veces de una noche o un fin de semana )

b) son intensas, por la misma razón.

c) se basan en la atracción física más que en los sentimientos, porque la actitud interna es la de vivir una aventura. Por consiguiente, el sexo suele estar muy disociado del amor.

d) son desinhibidas, porque durante el veraneo las personas se permiten cosas que se prohiben durante el año, es decir que se vuelven más flexibles consigo mismas, especialmente por el anonimato que proporciona el lugar .

e) son olvidables. Muchas veces las personas ni recuerdan la cara de su compañía estival, pero sí las experiencias compartidas.

f) son inseguras, ya que la flexibilización de conductas típica de las vacaciones, a veces propicia que no se tomen los recaudos necesarios antes de intimar con alguien. Muchas veces estas aventuras se propician por la ingesta de alcohol, que como sabemos hace que las personas pierdan sus propios límites. Esto puede dar lugar a situaciones muy desagradables, como saqueos, violaciones o contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Por todos estos factores, los amores de verano se encuadran dentro de las relaciones light: carentes de compromiso, sin contenido afectivo, hedonistas, permisivas, superficiales y breves. El sexo, en ellas, casi siempre es sinónimo de placer físico y nada más.

Los protagonistas de estas experiencias no siempre salen tan satisfechos de las mismas, ya que muchas veces detrás de posturas aparentemente muy liberales se esconde la fantasía de que la relación se prolongue. En estos casos, una vez comprobado el fin, algunas personas, (especialmente las mujeres) suelen vivenciar sensaciones desagradables de vacío y culpa, o sentimientos de abandono, que empañan el recuerdo de las vacaciones.

El problema aparece cuando uno de los dos se siente usado y abandonado, porque esa sensación de abandono es la que surge al enfrentarse a la propia soledad seguramente no deseada.

Una vez vivida la relación, el autorreproche no hará más que incrementar el malestar. Lo valioso es poder aprender de la experiencia; el tener la vivencia de una relación efímera le permitirá saber a cada uno que es lo que realmente desea para sí en el futuro.

Estas relaciones pueden servir para descubrir como se estaba antes y como quedó después. Estas breves historias definen perfiles, enriquecen o aturden, posibilitando el camino hacia un mayor autoconocimiento.

En otros casos, la realidad del encuentro será impactante, será realmente un encuentro del amor.

La relación iniciada quizás sin intención de continuidad (esto suele pasarle a personas fóbicas al compromiso afectivo) se tornará imprescindible y ambas personas comenzarán a tejer los sueños de un futuro en común.

Esto dejará como saldo una pareja estable que recordará siempre ese lugar vacacional como el punto de inicio de la relación más importante de su vida.

Leer 1301 veces
IES

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Más en esta categoría: « La sexualidad de los separados

Deja un comentario

Facebook MySpace Twitter Google Bookmarks 


Novedades

  • ESCUCHANOS LOS MARTES POR LA MAÑANA EN "MARDEL DIRECTO" TV CANAL 8 En su columna televisiva habitual la Lic. Bartolucci desarrolla diversos temas acerca de la sexualidad humana.    
  • PROGRAMA HABLEMOS DE SEXUALIDAD 2014 Invitamos a la comunidad en general a los Talleres de Sexualidad que realizaremos en diversos Centros de Jubilados y Pensionados de nuestra ciudad. Inicio: Miérco

Información de Interes