Miércoles, 20 Abril 2011 13:56

El Estrés y la Vida Sexual

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Autora: Lic. Elda Bartolucci


En la actualidad podemos observar la incidencia de factores estresantes sobre la vida sexual y afectiva como uno de los elementos que con mayor frecuencia afectan a la misma. Permanentemente recibimos en los consultorios a hombres y mujeres que tienen problemas sexuales: dificultades con la erección, con la eyaculación o el orgasmo, o los que tienen una vida sexual prácticamente inexistente, con un bajo deseo y por ende, una muy baja frecuencia o calidad de sus relaciones.

Si bien no es la única causa, uno de los factores causantes del estrés están vinculados a la esfera laboral y sus diversos vaivenes, tales como el exceso de dedicación al trabajo, el apasionamiento excesivo por el mismo, o sus extremos: el temor a perderlo o la concreción del miedo: la desocupación. No debemos tampoco desconocer la incidencia de la insatisfacción vocacional o laboral.

Tanto aquellos que padecen estrés como su pareja se verán afectados por factores como: la falta o el exceso de  tiempo libre, pocas horas o trastornos del sueno, alto nivel de exigencia laboral o familiar, consumo excesivo de alcohol, cigarrillo o drogas, excesiva ansiedad, conflictos graves con la pareja, una inadecuada alimentación, motivación escasa o insuficiente para la vida sexual o afectiva, medicamentos que la afectan o inhiben y las tan temidas enfermedades psicosomáticas.

En general, afectan la vida sexual todos los elementos que generan tensión.

Imaginemos como es un día de semana de un padre o madre de familia: se levanta temprano, lleva los chicos al colegio, se va en coche o colectivo al trabajo (poca actividad física), realiza una jornada laboral intensa y cargada de exigencias, come mal y rápido, se le hace tarde para ir a buscar a los chicos, los lleva a casa o a otras actividades, vuelve al trabajo y necesita terminar una serie de tareas antes de volver a casa. Finalmente llega al hogar y debe ocuparse de tareas domésticas y atender a los hijos y se va  a la cama con las últimas fuerzas. Y la vida sexual? Bien, gracias! (postergada hasta el fin de semana, si los chicos y sus necesidades de esparcimiento se los permiten).

Tener una buena vida sexual está basado en diversos factores, que son los contrarios a los mencionados anteriormente. Una buena salud, una pareja y/o familia armoniosa y una situación  relajada, de satisfacción laboral y social son los mejores componentes que van a permitir o favorecer la satisfacción sexual.


Si bien no debemos desconocer que las disfunciones sexuales pueden tener otras causas, como factores de crianza o traumáticos (causas remotas) por lo general todos estos factores (causas actuales) que afectan la calidad de vida, terminan empobreciendo la vida sexual.


Este panorama nunca es definitivo. Se puede mejorar la calidad de la vida sexual teniendo que en cuenta que  la decisión de resolver el problema llevará a la pareja o individuo a la necesidad de tener un correcto diagnóstico y su correspondiente tratamiento, ya que en la actualidad contamos con los elementos necesarios para poder transformar un problema sexual en un tema del pasado.

Recuerde que un problema por el que no se consulta es un problema que no se resuelve solo.


Leer 1972 veces
IES

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Deja un comentario

Facebook MySpace Twitter Google Bookmarks 


Novedades

  • ESCUCHANOS LOS MARTES POR LA MAÑANA EN "MARDEL DIRECTO" TV CANAL 8 En su columna televisiva habitual la Lic. Bartolucci desarrolla diversos temas acerca de la sexualidad humana.    
  • PROGRAMA HABLEMOS DE SEXUALIDAD 2014 Invitamos a la comunidad en general a los Talleres de Sexualidad que realizaremos en diversos Centros de Jubilados y Pensionados de nuestra ciudad. Inicio: Miérco

Información de Interes