¿Hace Calor o soy yo?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La idea de este libro surgió como inesperada y casi inevitable consecuencia del encuentro fortuito de los autores durante la segunda de una serie de reuniones que se hicieron durante el mes de mayo de 2000 en un centro comercial de Buenos Aires.Dichas reuniones apuntaban a difundir información médica sobre la conveniencia de controlar precozmente la deficiencia de estrógenos entre las mujeres de cincuenta años y más. Dado que nuestro país tiene un índice de control mucho más bajo que otros, parecía conveniente, de acuerdo con las tendencias médicas en vigencia, estimular el acercamiento de las mujeres a sus médicos para que conocieran los posibles beneficios o riesgos de la terapia de reemplazo hormonal.

Esa tarde, como suele suceder, el azar jugó su parte. La reunión presumía nuestra presencia (Daniela Di Segni en su calidad de vocera circunstancial de las mujeres de 50 años y el Dr. Eduardo Depiano como médico especialista de larga trayectoria para tratar el tema desde la medicina). Debía concurrir una tercera persona para hablar de los cuidados de la piel a partir de la menopausia pero, por razones ajenas a los organizadores, nunca llegó.

Ante la necesidad de resolver la situación, decidimos plantear la charla en forma de una entrevista a partir de preguntas de Daniela y contestaciones de Eduardo. En pocos minutos se formalizó un entretenido intercambio que duró casi una hora y que mantuvo llamativamente interesada a la absoluta mayoría de mujeres que constituían el público presente.

El resultado de esa reunión y de las siguientes confirmó, sin lugar a dudas, que existe enorme interés en este tema debido a que a la mayoría de las mujeres les resulta difícil encontrar respuestas claras y concisas a sus preguntas relacionadas con el climaterio. La reacción de las asistentes ante la improvisada entrevista hizo nacer en los autores una idea que un par de meses después se puso en marcha.

Así fue como nos reunimos para escribir un libro que contestara las preguntas más habituales de las mujeres que se aproximan al climaterio que, como pudimos comprobar, muestran mucha falta de información, algunos miedos reales o imaginarios y una buena dosis de confusión, no siempre en este mismo orden. Por esa molesta mezcla de sentimientos se encuentran sin saber a quién consultar y, peor aún, no conocen con claridad las preguntas que les conviene hacer.

Curiosamente el climaterio, un hecho tan inevitable como la aparición de las canas o las arrugas, es todavía un proceso cuyos detalles y características numerosas mujeres (y los hombres que las acompañan ) ignoran. Más aún, a muchas se les presenta como algo sorpresivo; por lo general, ante la aparición de la primera tuforada, sienten que algo molesto, descontrolado e irremediable se ha apoderado de ellas.

Éste es, huelga decirlo, un tema femenino por excelencia por el que corresponde consultar en primer lugar con el ginecólogo y, mejor aún, con un especialista en climaterio. Pero de todos modos no excluye que el enfoque completo deba ser en muchos casos multidisciplinario con la inclusión del clínico, el cardiólogo, el psicólogo y el osteólogo.

Con este libro queremos lograr que, al terminarlo, la lectora tenga aclaradas sus dudas y pueda consultar al profesional armada con un bagaje de conocimientos, modificables o ampliables, pero absolutamente válidos para tomar una decisión compartida con su médico.

Una decisión tomada en esas condiciones hará que, de ser aconsejado, un tratamiento se lleve a cabo durante un plazo mayor y con un cumplimiento más efectivo para beneficio de la misma mujer. Esto, a su vez, redundará en dos ventajas adicionales: la primera, mejorar la sintomatología desagradable que suele presentarse durante ese período; la segunda, prevenir enfermedades que puedan aparecer a largo plazo.

Apuntamos de manera clara a una tarea de prevención, mediante la aplicación de conocimientos estríctamente científicos, con el fin de retardar o prevenir la aparición de enfermedades muchas veces inhabilitantes. Porque, si se logra evitar la aparición de fracturas de huesos, retardar o eliminar el riesgo de enfermedades cardiovasculares o simplemente retrasar el proceso natural del envejecimiento, el empleo de tratamientos preventivos quedará suficientemente justificado.

De eso trata pues, lo encarado en estas páginas. Queremos aclarar desde el principio que no todas las mujeres necesitarán terapias de reemplazo hormonal. Quienes no sufran síntomas molestos o quienes tengan contraindicaciones específicas no la recibirán. Pero podemos decir con tranquilidad que los beneficios pesarán mucho más en el balance que los eventuales riesgos, en la medida en que los tratamientos sean los indicados, se apliquen de la manera correcta y sean controlados de acuerdo con las indicaciones de un profesional responsable.

Lejos están los años en que la vida "terminaba" una vez pasada la sexta década. Actualmente, cuando el grupo etario de más de cincuenta años crece notablemente y las previsiones rozan los ochenta años de vida promedio es obligación de todos hacer un uso responsable del tiempo que hemos ganado. Para ello es imprescindible que tenga la mejor calidad posible.

Esperamos sinceramente que este libro sea una contribución positiva para lograrlo.

 

Daniela Di Segni
Dr. Eduardo Depiano

Leer 1228 veces Modificado por última vez en Sábado, 07 Junio 2014 15:46
IES

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Más en esta categoría: El sexo y el varon de hoy »

Deja un comentario

Facebook MySpace Twitter Google Bookmarks 


Novedades

  • ESCUCHANOS LOS MARTES POR LA MAÑANA EN "MARDEL DIRECTO" TV CANAL 8 En su columna televisiva habitual la Lic. Bartolucci desarrolla diversos temas acerca de la sexualidad humana.    
  • PROGRAMA HABLEMOS DE SEXUALIDAD 2014 Invitamos a la comunidad en general a los Talleres de Sexualidad que realizaremos en diversos Centros de Jubilados y Pensionados de nuestra ciudad. Inicio: Miérco

Información de Interes