Las Disfunciones Sexuales

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Autora: Lic. Elda Bartolucci

 

Definición

Como su nombre los indica, las disfunciones nos indican que algo funciona mal. En el caso de la sexualidad, se trata de personas que sufren una respuesta sexual inadecuada y no pueden gozar del acto sexual normalmente.

Han sido clasificadas como transtornos psicosomáticos por Helen Kaplan al decir que; "al igual que todos los síntomas psicofisiológicos, se presentan allí donde las defensas psíquicas son incapaces de proteger al individuo contra una "inundación" emocional. El síntoma real es la manifestación de las emociones negativas o dolorosas, que intervienen en los delicados reflejos sexuales".

Clasificación

La primera división que tenemos que hacer, y probablemente la primera pregunta que hace un sexólogo, es ¿Desde cuándo le ocurre esto?. La respuesta a esta pregunta nos permitirá clasificar la disfunción de Primaria o Secundaria.

En el primer caso, la persona inicia su vida sexual junto con la dificultad, y las causas que la han originado no suelen ser conscientes o conocidas por la misma.

En el segundo caso, ha disfrutado de una sexualidad normal, hasta un determinado momento, en que aparece la disfunción. Habitualmente está relacionada con una situación conflictiva; una crisis; (individual o de pareja) una enfermedad o una situación traumática que actúa como inhibidora de la respuesta sexual. Por lo general es más fácil acceder a las causas que la generaron, sobre todo si se acude al profesional apenas aparece la disfunción.

Etiología

Las delicadas y complejas respuestas sexuales del hombre y de la mujer dependen de la integridad de múltiples determinantes. El primer requisito para que se obtenga una respuesta sexual satisfactoria consiste en que los órganos sexuales se hallen en buen estado.

El éxito del acto sexual depende de la integridad física de los órganos sexuales y de los sistemas vasculares, neurológico y endocrino. Pero incluso disfrutando de una salud física satisfactoria, las respuestas sexuales siguen siendo vulnerables a los efectos del stress emocional y están expuestas al fracaso por efecto de un condicionamiento aversivo.

La ansiedad ante la ejecución del acto sexual y las inhibiciones específicas aprendidas de la respuesta sexual suelen ser las causas inmediatas y específicas de las disfunciones sexuales, pero también pueden existir causas más remotas y/o profundas. La neurosis muy asentada, el complejo de Edipo no resuelto, la agresividad marital o complejos de culpa, entre muchas otras causas emocionales pueden conducir a una disfunción sexual.

La división entre causas inmediatas o remotas no es exclusiva de la disfunción sexual; es un principio básico en medicina psicosomática.

En las disfunciones sexuales no podemos hablar de una única causa; si bien alguna puede ser predominante. Habitualmente se combinan varios factores que, en un momento determinado originan la misma. Estos factores pueden ser predominantemente orgánicos o psíquicos.

Entre las causas orgánicas podemos mencionar: malformaciones genitales, enfermedades endocrinas, el abuso de psicofármacos o de alcohol, enfermedades crónicas, lesiones neurológicas, enfermedades del aparato circulatorio, tumores, etc. Aunque las estadísticas del número de pacientes disfuncionales por un factor orgánico, según Helen Kaplan oscilan entre un 3 y un 20 %, es importante descartar en primer lugar esos factores con el diagnóstico correspondiente, antes de comenzar la terapia sexual correspondiente.

Entre los factores psicológicos debemos diferenciar dos clases : los netamente individuales, y los que tienen que ver con la relación de pareja.

Entre los individuales mencionaremos: una deficiente y represiva educación sexual, donde todo lo que tenía que ver con el sexo era considerado como sucio, pecaminoso y/o prohibido; situaciones traumáticas (del manoseo a la violación); ignorancia o mal aprendizaje sexual; miedos de diverso orden; al embarazo, al fracaso, a la intimidad, sentimientos de repugnancia, culpa o vergüenza, conflictos con la identidad femenina, estados depresivos o situaciones de pérdida, crisis individuales importantes (económicas, laborales o evolutivas) stress, etc.

Entre las causas de pareja podemos citar: el rechazo u hostilidad hacia el cónyuge, deficiente estimulación o inexperiencia de éste, dificultades o ausencia de comunicación; situaciones de competencia y lucha por el poder; miedo a la intimidad, pérdida del amor o crisis severas de la pareja.

Leer 4347 veces
IES

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Deja un comentario

Facebook MySpace Twitter Google Bookmarks 


Novedades

  • ESCUCHANOS LOS MARTES POR LA MAÑANA EN "MARDEL DIRECTO" TV CANAL 8 En su columna televisiva habitual la Lic. Bartolucci desarrolla diversos temas acerca de la sexualidad humana.    
  • PROGRAMA HABLEMOS DE SEXUALIDAD 2014 Invitamos a la comunidad en general a los Talleres de Sexualidad que realizaremos en diversos Centros de Jubilados y Pensionados de nuestra ciudad. Inicio: Miérco

Información de Interes