Lunes, 18 Abril 2011 22:52

¡Hola Menopausia!

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

¡Hola menopausia!
Aquí estás! Por fin te veo la cara.
Hace  tanto tiempo que sabía que ibas a llegar. Si vos supieras cuántas cosas feas me dijeron de vos.. tantas, que tenía mucho miedo de verte aparecer.

A las mujeres siempre nos provocó mucha ansiedad saber  que íbamos a recibir estas dos visitar en algún momento de nuestras vidas: la menarca y la menopausia.

En realidad corrés con ventaja sobre tu antecesora, la menarca, ya que de vos sé algunas cosas, pero cuando ella llegó era poco y nada lo que me habían hablado de ella. Así fue como me asusté  bastante cuando me vino a visitar. Pese a que sabía que vendría porque, como te imaginás, todas las chicas estábamos expectantes de llegada.
Qué feo nombre que tienen la dos. Podrían haberles puesto un nombre más divertido, ¿no te parece?
Me dijeron que cuando vos vinieras me iban a pasar cosas terribles, especialmente porque  pese a estar asesorada por mi ginecólogo, no le hice mucho caso para esperarte en otras condiciones.
Así desestimé sus consejos como por ejemplo de hacerme controles periódicos para evaluar cómo andaban mis hormonas, de hacerme estudios para controlar la densidad de mis huesos, de hacer ejercicio físico para mejorar mi estado general, de comer más sano,  etc.etc.etc.
¿Vos sabés todo lo que se dice de vos?
Se dice que cuando vos llegás a una se le ponen más frágiles los   huesos, que hay que cuidarse mucho de caídas porque me puedo fracturar fácilmente.
También se dice que voy a padecer unos calores terribles, de esos que en el momento menos indicado hacen su aparición y se empieza a transpirar de tal manera que se te arruina el maquillaje y una se pone incómoda en esa reunión social tan importante( por ejemplo en el casamiento de la hija) Cuando has invertido un montón de tiempo en ponerte linda, cosa que cada vez me da más trabajo,  Zás! Aparece  la tufarada de calor que te hace pedir aire aún en el julio marplatense.
También me dijeron que me iba a poner insoportable.
¡Sí! IN-SO-POR-TA-BLE Que mis cambios de humor iban a tener a mal traer a toda la familia. Que mi pobre marido, que siempre pensó como casi todos lo hombres lo hacen, lo difícil que era entender a las mujeres, ahora estaría realmente desconcertado cuando le pidiera cosas que  ubrica no me interesan, COMO  por ejemplo cuando le diga que ahora no quiero ir a ese viaje tan esperado al Caribe, porque la ropa del verano pasado ya no me va.
También me contaron que cuando vos vinieras ya no iba a tener tantas ganas de hacer el amor porque mi deseo sexual puede descender mucho y además porque me iba a resultar difícil lograr la lubricación vaginal.
Pero también escuché por ahí que a algunas mujeres les da más ganas. Que el hecho de no tener que cuidarse de quedar embarazada estimula el deseo sexual porque hay un miedo que se pierde ¡Por fin una buena! Tal vez ahora pueda hacer el amor sin pensar si me tomé la pastilla, si tengo bien colocado el diafragma, si no esteré en fecha de renovar el DIU o si no se romperá el preservativo.
También me contaron que paralelamente a tu aparición en mi vida es probable que me ataque el famoso síndrome del nido vacío.  Claro, los chicos ya están grandes y se están yendo  a probar sus alas. Maria ya se  casó, Julián se fue a estudiar a Buenos Aires y pronto   Constanza se va a probar suerte a España . Así que Gustavo y yo nos quedaremos solos por primera vez en 30 años.
Es probable que ese sentimiento de vacío me aparezca. Pensar que son tantos los años que he vivido pendiente de ellos, de sus horarios de escuela, de sus comidas, de estar encima de todo y de todos, que ahora cuando me pienso con todo el día para mí, me parece mentira y tengo miedo de sentirme muy sola, muy inútil, ya que me he hecho el firme propósito de no invadirlos en este nuevo camino que ellos han emprendido.
Recuerdo que alguien dijo que los buenos padres les den dos cosas a sus hijos: raíces para saber de dónde vienen y alas para poder volar hacia el propio destino.
Ahora será el momento de poner estos dos elementos a prueba y espero no ser como esas madres  o padres que con tal de no quedarse solos, retrasan el crecimiento del hijo, diciéndole “que aún es muy chico para...”
Esto de tener todo el tiempo disponible es cierto que produce de solo pensarlo una sensación muy fea, pero si lo pensamos bien, también me genera una cierta cosquilla de placer. Ahora podré ir a tomar esas clases de tango que tanto anhelamos con Gustavo, pero que nos prohibimos por que la hora de la cena es sagrada para compartir con los chicos. ¡Claro! Para nosotros que sentimos que tenemos que estar allí, aunque ellos a veces te llamen y te digan: má, no voy a cenar, porque me vino a buscar Matías y vamos a comer juntos.
También podremos revivir nuestros primeros tiempos de casados, cuando hacer el amor no estaba circunscripto al dormitorio con la puerta cerrada ¡y con sordina!. Podremos experimentar algo parecido a la escena de 9 semanas y media, aquella dónde hacen el amor en la cocina?. Veremos si tantos años de rutina no hacen su efecto,
También podré gracias a tu venida olvidarme de algunas costumbres molestas, como salir siempre con un tampón en la cartera. Podré usar pantalones claritos en verano en cualquier época del mes y bañarme todos los días en el mar. Vos sabés que aunque el médico siempre me dijo que cuando menstruaba podía hacer una vida normal, a mi me resultó imposible. Nos metieron mucho miedo a que nos pasaran cosas terribles si en esos días una:  se lavaba la cabeza, corría o se agitaba, hacía el amor, iba al dentista y otras cosas  que ahora, gracias a vos, no tendré que mirar el almanaque cuando las quiera hacer. Ahora podré irme de vacaciones sin pensar que puedo recibir a tu amiga  la menstruación en la mitad de las mismas.
Después  de todo, querida Menopausia, te recibo con alegría. Tal vez podamos ser grandes amigas.

Autora: Lic. Elda Bartolucci


Leer 3632 veces
IES

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Deja un comentario

Facebook MySpace Twitter Google Bookmarks 


Novedades

  • ESCUCHANOS LOS MARTES POR LA MAÑANA EN "MARDEL DIRECTO" TV CANAL 8 En su columna televisiva habitual la Lic. Bartolucci desarrolla diversos temas acerca de la sexualidad humana.    
  • PROGRAMA HABLEMOS DE SEXUALIDAD 2014 Invitamos a la comunidad en general a los Talleres de Sexualidad que realizaremos en diversos Centros de Jubilados y Pensionados de nuestra ciudad. Inicio: Miérco

Información de Interes